Ahora cerradoAbriremos de nuevo el martes 09/08/2022 de 10:00 AM a 2:00 PMHorario de apertura hoy: 10:00 AM – 2:00 PM

¿Qué impresora comprar?

A la hora de comprar una impresora debes considerar algunos factores clave, puesto que no todas son iguales y no todas cumplen las mismas tareas. Existen impresoras de muchos tipos, con características diferentes que funcionan para ciertos usos específicos.

1. Determina el uso que le vas a dar a tu impresora

Lo primero que debes tener claro para poder elegir el equipo de impresión más adecuado para ti es saber cuál va a ser su función. Hay que tener en cuenta la frecuencia con la que se va a imprimir ya que el tipo de producto es muy distinto en función de si su uso es puntual o muy frecuente.

En el caso de impresoras multifunción también es importante determinar la frecuencia y tipo de escaneo, ya que una bandeja ADF facilita la gestión y velocidad de escaneado múltiple.

2. Tipos de impresoras

Cuando tengamos claras cuáles son nuestras necesidades, debemos analizar el tipo de impresora que mejor se adapta a ellas. Dentro de los tipos más comunes destacamos los dos siguientes:

Impresoras de tinta: Son las más comunes en el hogar, y últimamente también en Pymes y empresas. Hay un amplio abanico de modelos y precios, por lo que decidirse por una u otra dependerá del tipo de uso y coste de impresión. Hay impresoras muy económicas que serian ideales si se imprimen pocas copias y de manera muy puntual, pero que al final pueden resultar muy caras para realizar una gran cantidad de impresiones. Presentan la ventaja, frente a las impresoras Láser, de ser mas rápidas, tener un menor mantenimiento, tener un consumo energético más reducido, un menor tiempo de impresión para la primera página al no tener tiempo de calentamiento (no tienen fusor) y una gran sencillez y limpieza para el cambio de consumibles.

Impresoras Láser: Hasta hace poco eran las más utilizadas en entornos empresariales. Ofrecen, frente a las impresoras de tinta, una mayor calidad y velocidad de impresión para muchas paginas. Requieren una mayor inversión inicial pero cuentan con un excelente rendimiento y una larga vida útil. Son ideales para grandes cantidades de impresiones en color y blanco y negro con una calidad óptima.

3. No olvides el coste a largo plazo

Una vez hayamos analizado nuestras necesidades y tengamos claro el tipo de impresora que vamos a comprar, debemos tener en cuenta el coste que tendrá la tinta o tóner, según la tecnología elegida.

En caso de las impresoras de tinta, el coste de impresión viene determinado por los consumibles. Tanto por el cartucho de tinta ya que cada cartucho de tinta permite cierto numero de impresiones, que pueden variar desde las 120 hasta las 6000 impresiones, hasta por las hojas utilizadas.

Otro aspecto importante es la inclusión o no del cabezal de impresión en el propio cartucho. Ya que si no imprimimos a menudo, y el cabezal de impresión puede llegarse a secar, con lo que la tinta queda obstruida y no llega a plasmarse en el papel.

Aquí encontramos dos tipos:

Los cartuchos que incluyen el cabezal de impresión (HP/Canon). La desventaja es que son mas caros que los cartuchos que no incluyen cabezal de impresión, ya que al coste de la tinta hay que añadir el coste del propio cabezal de impresión. La ventaja está en que si el cabezal de impresión se llegase a secar, al cambiar el cartucho se cambia también el cabezal de impresión, con lo que se solucionaría el problema de secado de tinta al cambiar el cartucho de tinta.

Los cartuchos que no incluyen el cabezal de impresión (Epson/Brother). La ventaja está en que son mucho mas baratos que los que incluyen el cabezal de impresión, ya que el coste es solo el de la tinta incluida. La desventaja está en que al estar el cabezal de impresión solamente en la impresora, si este se llegase a secar, nos obligaría prácticamente a desechar la impresora.

En el caso de las impresoras láser también debemos tener en cuenta a la hora de realizar los costes a otros elementos de desgaste como tambores o unidades de imagen, fusor, banda de transferencia, etc. que generalmente son bastante costosos.